Día 8: Estambul

Estambul, 10 Agosto

10.00 AM. Sin casi dormir nos levantamos. Último desayuno en el barco. Dado el poco tiempo que tenemos optamos por lo básico, Mezquita Azul, Santa Sofía y un hamman, es decir, un masaje turco. No hay tiempo para más. Nos despedimos de las gallegas, Laura “Ginger”, Carol “Santa Teresa”, Rebeca “Cazafantasmas” y Sandra “Marinerito”. Majas. También de Ainara y Javi. ¿Nos veremos alguna vez?.

Mezquita Azul. Calor, mucho calor. Fotos fuera y dentro. Tremendas colas para entrar, pero merece la pena, vaya que sí lo merece. A continuación dirección Santa Sofía. Está justo enfrente. Pero, aquí la cola es desesperante, intentamos colarnos, pero es imposible. Momento de tomar decsisiones, hacer cola y arriesgarnos a no entrar o ir al baño turco. Optamos por la segunda opción. Habrá alguno que no lo olvidará, baietz Juanjo?. Entramos, pedimos masaje. La atmósfera es particular. Los masajistas unos”cacharros”. Una pila de piedra, calor, mucho calor. Una cúpula por donde se ve el cielo. El maromo que viene, te rocia con jabón y te pega una tunda de padre y muy señor mío. Pero, te deja como nuevo. La espalda, perfecta. Juanjo, sufre lo que no está escrito. Nos echamos unas risas, porque creemos que está exagerando. Pero, no. Tarda 10 minutos en reaccionar. A la salida le convencemos para que se tome un kebab. Es su primera experiencia con el kebab, ya le queda menos para probar el Macdonald´s😉

Paseamos hasta la explanada de la Mezquita Azul, disfrutando del solito  y las llamadas al rezo desde los minaretes.  Estambul en esencia pura. Me encanta. Taxi y al aeropuerto. Vemos las primeras nubes en una semana. Esto se acaba. Tremendas colas para facturar, controles aquí y allí, pero salida clavada. Madrid, Barajas, coche y camino al Norte. Paramos a dormir en Burgos y disfrutamos de todos los buenos momentos que hemos vivido. Grandes vacaciones. Grande compañía, Oru ta Juanjo.

Unforgetable moment🙂 La buena relación entre los tres, 24 horas y 7 días de convivencia no son fáciles. Todo perfecto.

Forgetable moment😦 ¿Cuándo haré el próximo crucero? ¿Y con quién?

Dia 7: Estambul

9 Agosto, Estambul

10.00 AM. Hoy llegamos a Estambul. Preciosa ciudad. Estuve hace 14 años, con la gente de la  carrera en el viaje fin de estudios y me encantó. Siempre he  dicho que es uno de esos lugares a los que volvería, una y otra vez. Y me vuelvo a reafirmar. No será la última vez que visité la antigua Constantinopla. Eso si, con más  tiempo. Esta vez tenemos un  día escaso. Atracamos a las 15 horas, y salimos mañana a las 17.30.

Desayuno y cycling moment. Vemos en el camarote el final de la prueba  en línea de ciclismo en las Olimpiadas. Personalmente quiero que gane Valverde, me cae bien. Pero es Samu Sánchez, el asturiano del Euskaltel  el que  tiene opciones. Casi mejor. Disfrutamos y sufrimos con los últimos 10 km. Ese Cancellara es un avión. Lo tiene  jodido, Rebellin se la va a chupar. Bueno, medalla parece que si. Vamos!!. Sprint y…Oro!!!!. Saltamos los tres en el camarote. Me alegro por Euskaltel, soy de Reynolds (Banesto, Illes Ballears, Caisee D`epargne) de toda la  vida, pero me caen muy bien los chicos de Madariaga. Grande Samu!!.

Un poco de piscinita, ultima derrota al ping pong y entramos en Estambul. Todos a cubierta. Las vistas son preciosas. Las fotos de rigor con la zona de la Mezquita Azul, Santa Sofía y Topkapi al fondo. Atracamos y nos disponemos a salir. Nuestro guía particular, es decir,  yo, decide lo que vamos a hacer. Mezquita de Suleyman, Mercado de las especias y gran bazar. El plan se acepta por aclamación popular…Sólo faltaba🙂 Al atardecer vuelta al barco, sacar unas fotos con dedicatoria, ducharse y a cenar fuera. Las gallegas dicen que igual se apuntan.

Pillamos un  taxi. El conductor, en su más tierna infancia. Nos cuenta que vivió en Barcelona en tiempos de Franco. When?. In 1951. Toma ya!!. O sea que tienes…78 años. Joder…El coche que hace las veces de taxi, nació casi a la vez que él. Me llama la atención el nivelón de inglés que tiene. Es perfecto. Nos deja a las  puertas de la Mezquita y se va “corriendo” (bueno, lo de corriendo es un decir:-)).

Nos travestimos un poco para entrar en la mezquita, y a continuación Juanjo aprovecha para hacer sus abluciones. Salimos de allí y nos vamos al mercado de las especias. Juanjo y Oru alucinan con el movimiento en la calle. La gente, el ruido, el movimiento, la vida. Yo ya lo había visto, aquí mismo, en Tunez, en Vietnam, pero no deja de maravillarme. Qué diferente de nuestro entorno!. Plaza cerca del puente de Galata y al gran bazar. Compramos varias cosas, nos engañan, aunque salgamos con la impresión de que les hemos engañado nosotros. Juanjo demuestra que es un excelente vendedor, pero como comprador….Espero que mi compra estrella surta algún efecto futuro. Nos vuelven a timar en el taxi.

Volvemos al barco. Todavía nos da tiempo a ver el atradecer sobre la zona de Mezquita Azul, Santa Sofía y Topkapi. Impresionante. “Un atardecer de las mil y una noches, para una princesa de cuento de hadas”. Ni el mejor Shakespeare…Nos preparamos. No sabemos a donde ir a cenar, tenemos varias recomendaciones, todas en la zona de Taksim. Llaman las gallegas. “O salimos con vosotros o no salimos”. Parece que no han tenido una experiencia del todo agradable en el Gran Bazar. Es lo que  tiene ser guapa y venir a paises árabes. La autoestima por las nubes pero…

Taxi. Ellas negocian bastante mejor. Armas de mujer. Lo que para nosotros habían sido 15 euros, para ellas son 5. No comment!. Lo de la plaza Taksim es la leche. Luces, coches, gente, restaurantes, Macdonald´s. De todo. Entramos en un  italiano y pedimos comida típica turca. “Hombre, comida turca en un  italiano…” nos dice el maitre. Pues si, tienes razón. Picamos un  poco de todo, vino turco. Maravillosa cena. A las gallegas les sale barata la cena, cortesía de unos gentleman🙂. Discoteca time. Lo bueno que tiene ir con chicas es que no sólo te dejan entrar en cualquier sitio, sino que, a veces, ni pagas entrada y te tratan a cuerpo de rey. Para que hablen luego de igualdad;-).

Oru se ha unido al grupo. Ya era hora!. La música es igual en todas partes. Las negociaciones por el precio de la consumición (del peor gin tonic que he probado nunca) son todo un arte. Te pago en liras, pero me devuelves en euros. Ya pero entonces te tengo que aplicar una comisión. Pero, ¿aquí se regatea?. Depende del  camarero. Hala, cóbrate lo que quieras, majo. Nos han vuelto a engañar. Dios, qué pardillos!!. Tremendos porteros-guardaespaldas. Muchas risas y al barco. Amanece en Estambul. Las gallegas nos sorprenden con un regalo de despedida en forma de foto, que nos emociona. Les gustó la sorpresa de ayer y nos la han devuelto. Fotos del amanecer sobre el Cuerno de Oro y a la cama. Tenemos dos horas para dormir…Esto va bien…

Unforgetable moment🙂 Atardecer sobre la zona de Topkapi

Forgetable moment😦 Como nos engañan…

Dia 6: Kusadasi

Kusadasi: 8 Agosto

9.30 AM. Han empezado las Olimpiadas, pero mis buenas intenciones de compaginar relax con sesiones de footing todos los días se han ido al garete. Pero, claro, a ver quién es el guapo que mantiene ritmo de competición nocturna y matutina. Buenas intenciones que se quedan en eso, intenciones. Non ti preocupare.

Estamos en Kusadasi, otro puerto en la costa turca, habitual destino de turistas, sobre todo, ingleses. Cerca se puede visitar la antigua Efeso, sede de otra de las siete maravillas de la antiguedad: El templo de Artemisa. Va ser que no, que no nos vamos a mover de Kusadasi. Hay que madrugar para hacer la excursión, ya que hoy zarpamos relativamente pronto, a las 15 horas. Así que salida a la  ciudad y, directamente, a la playa. La ciudad no tiene nada que ver con Bodrum, más grande, menos encanto. El  castillo parece (porque no lo visitamos) bonito.

Volvemos  nuevamente al barco y nos dedicamos a vaguear. Al atardecer sms moment: “Un atardecer crepuscular para una chica espectacular”. Hoy es la última cena que hacemos. Juanjo se viene arriba y nos pedimos una de Moet Chandon. Hoy es la fiesta de gala, pero nosotros con piratas. Decidimos quedar bien con las gallegas y Juanjo organiza una pequeña sorpresa. Es un crack!. Cuando vengan a cenar (cenan en el 2º turno) van a flipar.

Dado que mañana saldremos en Estambul hoy es la última visita a nuestro segundo camarote, la discoteca. Y, desde luego, que da jugo la noche. Hoy parece que medio barco está en la disco. Cuando llegan las gallegas vienen directas donde nosotros y nos agradecen la sorpresa, Hemos quedado como Dios…El sector Herri Norte al poder. Nos juntamos con Ainara y Javi, una pareja de Santurtzi, las galleguiñas, Juanjo y un servidor. Bailables, traineras, fotos de grupo, risas y pedazo de pendiente en la disco. Por vez primera (y única) notamos que estamos navegando. El barco está inclinado, y no, no es el efecto de lo  que estamos tomando. Cuando llegamos Juanjo y yo al camarote, Oru ya lleva horas dormido y nosotros ni nos enteramos de la inclinación del barco. Creo que mañana tampoco voy a correr por Estambul…

Unforgetable moment🙂 Las risas en la disco.

Forgetable moment😦 Que esto se acaba…

Dia 5: Bodrum

7 Agosto: Bodrum

9.30 AM. LLegamos a la costa turca, a Bodrum. Antigua Halicarnaso, sede de otra de las siete maravillas de la antiguedad: El Mausoleo de Halicarnaso. Para visitar…el teatro y el castillo, pero decidimos una vez más, que un poco de playa  y poco más. Desembarcamos cual estrella de Hollywood,  pisando alfombra roja.

Felipe nos había dicho que Bodrum es una zona turística muy importante,  donde vienen alemanes, principalmente. Así es. Simplemente recorrer el paseo marítimo sirve para darte cuenta que la vida nocturna aquí tiene que ser la leche. Discotecas cara a la playa, pubs, poca gente joven a estas horas de la “madrugada”. El pueblo es bonito. Hamaca y a tostarse. El agua, caliente, no!!, ardiendo. Las olas propias del Cantábrico aquí son pura ciencia ficción. Un par de brazadas, flotar un poquito, dos medias volteretas y a la hamaca. Alrededor nuestro alemanes, nórdicos y cómo no, italianos.

Dejo a Oru y Juanjo tostándose vuelta y vuelta y me acerco al bar con intención de escribir el post. La foto que me encuentro no es muy distinta de cualquier garito en Benidorm o Salou. Tres turcos con un inglés básico ligando con un par de alemanas. Imposible seguir escribiendo así que a saborear la cerveza y a cotillear. Un espectáculo!. No hay chica que no pase por el paseo que no se lleve el ¿piropo? correspondiente. Son unos artistas!. Aparece Oru. Como es más simpático que yo, entabla conversación con el que parece el encargado del bar. Seydoo. Llega Juanjo. Dos cervezas y un ¿fanta? limón. Nos empieza a contar sus batallitas. Simpático. Otro que iba para estrella del futbol turco, como Nik, en Atenas. Lo dejo por una grave lesión en la rodilla. Una de dos, o llevamos la palabra futboleros escrita en la frente o aquí todos los futbolistas frustrados viven del turismo…Otra ronda, please. Seydoo se nos viene arriba. Tiene el mejor garito de Bodrum, una discoteca que hemos visto cuando veníamos del barco y que tenía una pinta cojonuda. “You can come tonight, I invite you”. Ya podía, ya, pero estaremos navegando. Otras dos cervezas. “You know, I gave up football because I prefer night life, much better flirt with 30/40 girls every summer than play football”. Toma bilbainada…o no!!. Labia desde luego tiene. Descubrimos su punto flaco, está enamorado de una belga que llega a visitarle el 30 de Agosto. Entre Juanjo y yo le escribimos un sms en francés para la chica. Agradecido nos inmvita a otra ronda. Vaya artista!!.

2 horas, 20 cervezas y 6 fantas de limón después nos despedimos de Seydoo. Ha sido un placer. Volvemos al Sky. Buffet libre. Un poco de pasta, ensaladas varias, pizza, cerdo asado, helados y tartas varias, mojito. Otra tarde stressante. Sigo haciendo el ridículo al ping-pong. El día acaba entre mojitos, baños, siestas, lecturas y charletas con las galleguiñas.

Juanjo se va a la peluquería y nos vuelve hecho una bola de billar. Gran descojono. Yo, a correr un poco al gimnasio. En el camarote nos hacemos unos abdominales entre risas. Hay ambiente. En la cena Julio nos demuestra sus conocimeintos futbolísticos. Colecciona camisetas. Nos cuenta que la llegada mañana a Kusadasi es complicada. Hace algunos meses este mismo barco encalló y hubo que suspender el crucero. No jodas!!. Luego en la discoteca nos cercioramos de que Julio nos decía la verdad. El barco se ladea un poco (es la primera sensación en todo el viaje de que no estamos en tierra firme). La pista de baile está inclinada y no, no es el efecto de los felices crucero!!.

Unforgettable moment🙂 Las dos horas de charleta con Seydoo.

Forgettable moment😦 La palizas de Oru al ping-pong.

Dia 4: Rodas

Rodas, 6/8/2008

10.00 AM. Hoy hemos dormido un poco más. Tengo ganas de ver Rodas, lugar donde se erigía una de las 7 maravillas de la antiguedad. Lugar por donde pasaron y pararon los cruzados. Pienso en que las cosas van bien. Juanjo y Oru no se conocían ente ellos, lo que suele ser un riesgo cuando vas a convivir 24 horas durante 7 días a la semana. Sin embargo, no tenía dudas de que todo iba a ir bien. Son tal para cual, buena gente, con un corazón que no les cabe en el pecho. Además son de buen  conformar. En eso nos parecemos los tres, cualquier cosa ya va bien. Juanjo, más ave  nocturna, Oru, con comer y dormir, es feliz. Nos complementamos.

Juanjo nos  confiesa un “capricho”: Alquilar un descapotable. Buena idea, no tendré muchas opciones de conducir uno, así que…Oru, al volante. Dicen de Rodas que es uno de los lugares más calurosos de Europa. Damos fé de que es cierto. Conducimos una hora hasta una playita preciosa. Manda carallo!. Las galleguiñas también han venido hasta aquí… Comemos en un pequeño chiringuito. Mi contacto particular vía sms nos recomienda comer moussaka (delicioso), ensalada griega y sovlaki. Juanjo ejerce de relaciones públicas e invitamos a las galleguiñas a un trago. Eres un crack!!. Oru se pone nervioso…

De  vuelta a Rodas, me toca conducir. Qué gozada!. Visitamos Rodas. Una maravilla. Ciudad amurallada. Mucho turista, pero merece muy mucho la pena. Hacemos un poco el tonto, paseamos por estrechas callejuelas, donde vivieron y descansaron los cruzados entre batallita y batallita. Nos sentamos a beber una cerveza y asistimos a uno de los mejores momentos del viaje. De vuelta al barco admiramos otro maravilloso atardecer, sobre el puerto de Rodas. Busco la rima adecuada, mientras  espero ansioso la  respuesta.

Ducha, cenita, un café, par de felices cruceros, Oru al camarote, y Juanjo y yo a nuestro 2º camarote: La discoteca al aire libre. Fernando, el camarero, ni siquiera nos pregunta lo que queremos. En cubierta, fiestón. Todo el barco bailando, y los chicos euskaldunes haciendo honor a su procedencia: Apoyados en la barra del bar. Es lo que hay…

Otro par de Felices Crucero, Fernando, por favor!!

Unforgettable moment🙂 La Heineken en la calle principal de Rodas

Forgettable moment😦 No tener más tiempo para recorrer con más tranquilidad la ciudad

Dia 3: Patmos

Mar Egeo, 5/8/2008

7.30 AM. Avistamos Patmos. Casitas blancas, aquí y allí y un cielo azul esplendoroso. Hoy no voy a correr en Patmos, pero sí al gimnasio. No está nada mal, y a esta hora ya hay gente machacándose.

Bajo al camarote y despierto a estos dos. Hemos atracado, pero no hay prisa. Desayuno a base de café, fruta, dulce y salado. Como Dios.

– ¿Hoy qué, Mikel?- me preguntan los Robinson Crusoe éstos.

– Ni p…idea. Sólo tenemos la mañana y la isla tiene el Monasterio de San Juan Teólogo, del resto, ni idea.

Hala pues. La vista de Patmos muy bonita, se asemeja la típico pueblo meditarraneo y de islita griega. Lo que hay para ver…en fin. La Gruta del Apocalipsis, donde supuestamente Dios dictó a San Juan el Apocalipsis a través de una hendidura en la roca,  es de risa (con todos los respetos del mundo para el que crea, claro). Camino empinado hasta el monasterio. Estrechas callejuelas. ¿El Monasterio?. Una iglesia más…no acabo de encontrarle la mística. Juanjo deja su bertso allí. A la salida nos encontramos con Laura, Rebeca, Carol y Sandra, “las gallegas”. Majas chicas!. Corroboran nuestra opinión del lugar. “Nos vemos en la piscina”. Chao. Más vistas.

– “Qué, ¿al barco?”.

– Ni lo dudes.

Tarde en piscina, camino de Rodas. Empieza mi calvario particular con Oru, al ping-pong. Vaya palizas!!. Como disfruta el capullo. Más atardeceres en el Egeo, más sms.

Unforgettable moment🙂 La magia de los sms.

Forgettable moment😦 El 3-0 a ping pong de Oru.

Día 2: Atenas

Mar Egeo 4/8/2008

8.00h. Me levanto el primero. Me he prometido salir a correr todos los días, costumbre que trato de mantener cuando salgo fuera. No todos los días se hace footing en Atenas. Hace calor, troto por el puerto de El Pireo, mucha gente esperando a tomar sus barcos. Para las 9 estoy en el barco, despierto a Juanjo y Oru, que alucinan de que haya sido capaz de mantener la promesa de ir a correr. Ducha y a desayunar. Tenemos todo el día para visitar Atenas, el barco sale a las 20 horas. Oru y Juanjo tienen muchas virtudes, son buenos amigos, pero desde luego la planificación no es lo  suyo. Eso si, aceptan lo que se les diga. No vamos a complicarnos la vida, Acrópolis y Museo Arqueológico. Ok, let´s go!!.

Cogemos un taxi y vaya taxi!. Nik, el taxista, un crack. Un inglés perfecto, ex-futbolista del Panionios (eso dice él), un conocimiento de Atenas y sus lugares turísticos más que aceptable. Eso si, ¿es posible que entre Nik y dos hermanas se beban una botella de vodka, una de ron, una de whisky y 75 chupitos?. Eso dice él…Corramos un tupido velo.

Nik nos lleva  a la zona exclusiva del Pireo, donde admiramos las vistas, a continuación al Acrópolis. Juanjo se nos emociona. 40º a la sombra, así que a ver las piedras en función de las sombras. No nos engañemos, no tenemos guía ni hemos leído nada sobre el Acrópolis así que no nos queda sino admirar piedras. El templo de Atenea Niké, Partenón, templo de Zeus al fondo y poco más. Gente y más gente. Desde arriba nos llama la atención lo apretujada de la ciudad. La sensación de agobio aumenta. Más piedras, ay, si éstas piedras hablasen.

Bajamos al Templo de Zeus, buscamos fotos artísticas y dejamos a Nik de cháchara, su deporte favorito. Oru tiene su momento de gloria cuando visitamos el estadio olímpico original. 70.000 personas entraban aquí hace 100 años. Casi ná…

Intentamos culturizarnos en el Museo Arqueológico. Pero, qué leches, no se puede ni andar y encima casi nos echan. Obsérvese la cara de Juanjo. Salimos y nos vamos al barco. Entre la cultura e historia milenaria ateniense y el reparador baño en la piscina, con su correspondiente mojito, partidita de ping-pong, siesta, observación de la “fauna cruceril”etc, etc tardamos 0,05 segundos en decidirnos. Al fin y al cabo, para qué si no están los libros de arte!!.

Tarde de relax, ni nos damos cuenta de que zarpamos. El atardecer sobre el Mar Egeo, desde la cubierta del Sky Wonder, precioso. Comienza (o prosigue) mi relación epistolar, vía sms. Cenamos y conocemos a Julio, nuestro camarero particular. Mesa 161, redonda, vista sobre todo el restaurante. Buena comida, mejor compañia.

– ¿Habrá que conocer la disco, no?- pregunta alguien.

– Habrá…

Un par de tragos en la cubierta descubierta, suave brisa, música caribeña, perfecto. Pena, penita. Los gin-tonics, horribles. Optamos por el Feliz Crucero: Ron, zumo naranja y de limón. Tendremos que acostumbrarnos.

No conocemos a nadie. Mucha familia, mucha pareja, pocos grupos de amigos😦. Un par de cordobesas, no podías ser otras, ejercen de cicerones. Cuadrilla de sevillan@s y grupos de gallegas. Oru se va a la cama. Me quedo acompañando a Juanjo🙂

Acabamos cuando acaba la disco. Está claro que ambiente hay en cualquier sitio. Juanjo se va a la cama, yo a sacar fotos del amanecer. Subo a la cubierta 12, a la mini-pista de atletismo. Hace viento, mucho viento. Las vistas mientras llegamos a Patmos, increibles.

Unforgettable moment🙂 Atardecer sobre el Mar Egeo

Forgettable moment😦 La capulla del Museo Arqueológico, qué borde!